Buscar

A LASSO SE LE APARECIÓ EL CUCO

Actualizado: 20 ago 2020

A Guillermo Lasso le apareció el peor rival que le podía tocar en la próxima contienda electoral: Rafael Correa, quien lo ha derrotado en dos oportunidades anteriores.

Lasso ya venía nervioso por la presencia de Álvaro Noboa, empresario que le disputa directamente el voto duro y que tiene mucho más carisma que el banquero. Además, el magnate bananero tiene una ventaja adicional, al no haber estado relacionado directamente con decisiones tomadas por el gobierno de Lenin Moreno.





Alvarito no tendrá que salir a negar que él apoyó a Moreno, como lo está haciendo Lasso que pasó de aplaudir decisiones como el plebiscito de las “7 veces sí” o las leyes económicas que han deteriorado las conquistas laborales de los trabajadores ecuatorianos a hacerse el desentendido.


Tan preocupado estaba Lasso con Alvarito, que acuñó la frase “ya que chuchas”, con la que buscó denostar a los simpatizantes que tiene Noboa. Pero su calvario no tendría fin, y lo que es peor, empeoraría, ya que Rafael Correa vuelve con pie firme a la arena política, tras haber aceptado la postulación como candidato a vicepresidente, en el binomio encabezado por Andrés Arauz.


Paradojas de la vida, el mismo día que el binomio Arauz – Correa era presentado, Lasso recorría varios medios de comunicación, en los que marcaba distancia con el gobierno de Moreno, como lo hizo años atrás con el de Jamil Mahuad, según nos recuerda nuestra línea de tiempo y daba las líneas estructurales de su plan de gobierno.


En redes, y entre el pueblo llano, se hablaba del retorno de Correa, “es el tema del día” se comentaba en los círculos periodísticos. Sin embargo, los grandes medios trataron de minimizar el retorno de Correa, esfuerzo en el que borraron las propuestas del banquero, que agotado tras su gira de medios veía que sus propuestas no eran ni una nota pequeña en los medios de comunicación, sus antiguos aliados.


Si en los “grandes medios” le fue mal, en las redes le fue peor. No llegó a ser tendencia nunca, no así la noticia de la postulación del llamado “binomio de la esperanza”.

Y en la vida real, la postura de Arauz de invitar a hacer un gran frente progresista, que tuvo respuestas patrióticas como la de Carlos Rabascall de apoyar una unidad a favor de la Patria, pone en jaque a un Lasso que disputa espacios de poder y votos con Noboa, Isidro Romero, Otto Sonnenholzner y el candidato que saque de la manga Jaime Nebot.