top of page
  • 356016
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Foto del escritorLínea de Tiempo

AL IGUAL QUE ESCOBAR, LOS CAPOS DE LA DROGA DE ECUADOR CONSTRUYEN 'NARCOZOOLÓGICOS'

Un par de jaguares descubiertos en una jaula en un rancho expusieron una nueva y cruel moda entre los capos de la droga de Ecuador. Al estilo del magnate de la cocaína colombiano Pablo Escobar, están construyendo zoológicos privados e ilegales como símbolo de estatus.


En mayo, la policía se topó con la lamentable visión de dos felinos en peligro de extinción posados ​​en un tronco rodeado de barras de hierro. Fueron detenidos en una propiedad propiedad de Wilder Sánchez Farfán, alias "Gato", un presunto narcotraficante con vínculos con el cártel Jalisco Nueva Generación de México y buscado en Estados Unidos. Además de los jaguares, la policía también encontró loros, periquitos y otras aves exóticas que se cree que Farfán importó de China y Corea del Sur.

El fenómeno es relativamente nuevo y coincide con el surgimiento de una industria clandestina de drogas en Ecuador en los últimos años, dijo Darwin Robles, jefe de la Unidad de Protección Ambiental (UPMA) de la policía. "Donde hay tráfico de drogas, pueden estar seguros de que habrá... tráfico de vida silvestre", dijo a la AFP.

¿El propósito? "Para demostrar su poder, su poder adquisitivo, su capacidad económica", afirmó Robles. La mayoría de los animales salvajes rescatados después de estar en cautiverio nunca podrán regresar a su hábitat natural. Galo PAGUAY La policía confiscó más de 6.800 animales salvajes en 2022 y casi 6.000 en 2021 en Ecuador, uno de los países con mayor biodiversidad del mundo. El país sudamericano, atrapado entre los principales productores de cocaína, Colombia y Perú, recientemente pasó de ser una mera parada de tránsito a un centro de tráfico de drogas por derecho propio, con una explosión correlativa de delitos violentos.

Muchos de los animales presentan signos de maltrato. Los jaguares y aves encontrados en la propiedad de Farfán fueron llevados a centros de rehabilitación para recibir atención médica y de otro tipo.

Pero en la mayoría de los casos, el regreso a su hábitat natural ha sido imposible. La policía también ha encontrado tortugas, serpientes, pieles y cabezas de animales en las propiedades de otros narcotraficantes.

"Tener un animal es un símbolo de estatus... Demuestra el rango de un individuo dentro de una red" de crimen organizado, dijo a la AFP un responsable de la Wildlife Conservation Society (WCS), con sede en Estados Unidos. El funcionario pidió no ser identificado por temor a represalias por parte de grupos traficantes. Poseer pieles y animales salvajes disecados, además de animales vivos, es un símbolo de estatus entre los narcotraficantes. Tener un gato manchado, por ejemplo, es un comienzo, pero tener un jaguar es mucho más prestigioso, al igual que las grandes propiedades, los coches de lujo, las obras de arte o las joyas, explicó el funcionario.

En Ecuador, el tráfico de vida silvestre se castiga con hasta tres años de prisión, mucho menos que en muchos de sus vecinos.

Después de que Escobar fuera asesinado a tiros por la policía en 1993, su colección privada de flamencos, jirafas, cebras y canguros fue colocada en zoológicos.

Pero una manada de hipopótamos tuvo que valerse por sí misma, reproduciéndose sin control y ahora planteando un gran dolor de cabeza para las autoridades medioambientales. Hoy en día hay más de 100 de estos animales africanos de dos toneladas deambulando libremente por una parte del noroeste de Colombia, chocando con los humanos y desplazando a la fauna local. Se teme que los capos de la droga de Ecuador dejen una huella ambiental igualmente negativa. En Ecuador, el tráfico de vida silvestre se castiga con hasta tres años de prisión, mucho menos que en muchos de sus vecinos. En el hospital de vida silvestre de Tueri, en Quito, gatos monteses, monos, puercoespines, loros y búhos reciben tratamiento tras ser víctimas de trata. Muchos llegan desnutridos o heridos.

Sólo uno de cada cinco se recupera lo suficiente como para regresar a su hogar natural, dice el personal de la clínica. Muchos no sobreviven a la terrible experiencia. Otros vivirán sus días en refugios porque ya no saben cómo vivir en la naturaleza.

Los traficantes no comprenden el daño que están causando, afirmó el funcionario de la WCS. "Tener un mono en tu casa significa que provocaste que un cazador matara a su familia", explicó el funcionario. Uno de los refugios que recibe animales que no pueden ser resalvajes es el Jardín Alado Ilalo en Quito.

"Tenemos animales que llegan con las alas amputadas, las garras amputadas y un daño fundamental que es psicológico", dijo Cecilia Guana, quien cuida loros y otras aves en el centro. "Estas aves ya no se identifican como animales en su estado natural... y tienen que permanecer en lugares como estos".


El departamento de noticias de Barron's no participó en la creación del contenido anterior. Esta historia fue producida por AFP. Para más información ingresa a AFP.com . © Agencia France-Presse

3 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page