Buscar
  • LDT

¿CÓMO BUSCAR A UN GATO PERDIDO?

Esta guía te ayudará por si estás pasando la dolorosa situación de la pérdida de tu felino. Te ayudará a conocer más a fondo el método efectivo para encontrar a tu mascota.

El gato que se pierde normalmente no se va muy lejos del sitio donde se perdió, máximo 160-200 metros, pero por lo general mucho más cerca. Ellos son muy inteligentes pero son nerviosos y se asustan fácilmente, así que a veces salen corriendo por el susto y se desorientan sin saber cómo volver.


En el caso de estar desorientado y no saber cómo regresar, el gato que vive en un apartamento buscará otro, el que vive en una casa buscará una casa u otros sitios posibles como el aparcamiento, un árbol alto del cual no puede bajar, un sótano, una casa vacía. No busca espacios abiertos ni zonas verdes extensas.


El gato después de perderse (casi siempre por un susto) entra en el estado de shock y puede permanecer inmóvil en el mismo sitio durante varios días sin comer ni tomar agua. El gato no va a responder a NADIE durante su búsqueda, sólo a su GUARDADOR, la voz de quien conoce muy bien, por ello la búsqueda debe ser realizada solo por el guardador del gato. Si buscan varias personas cuyas voces el gato no conoce, el gato no va responder ni a su guardador.


Las horas de búsqueda deben ser desde las 12:00 de la noche hasta las 3:00 am, cuando en la calle hay el menor ruido posible y el gato puede escuchar bien el llamado y el guardador su respuesta, y cuando no hay nada ni nadie que lo pueda asustar.

La búsqueda hay que empezarla en la puerta de la casa o del apartamento, llamando al gato de la manera como él está acostumbrado (se puede también usar el sonido del pienso que le gusta, si el gato está acostumbrado a él) y atentamente escuchar si responde (el gato perdido no sale, solo maúlla para responder a su guardador). Hay que moverse despacio, repitiendo el llamado cada 20 pasos y escuchando la posible respuesta del gato hasta cubrir toda el área de búsqueda y de la misma manera regresar lentamente mientras continúa llamándolo (porque hay veces que el gato no contesta, no sale, pero viene detrás del guardador).

No hay que conformarse con una sola noche de búsqueda, hay casos donde el guardador encuentra a su gato semanas después. Si hay cámaras, hay que revisarlas para ver por dónde salió, pegar carteles grandes, repartir volantes, compartir en grupos, y redes sociales.