Buscar

Científicos advierten que cada grado de calor global amenaza la vida de los animales con sangre fría

Cada grado de calor global extra aumenta el estrés térmico de los animales de sangre fría y les acerca a la muerte, incluso en un escenario de subida de temperaturas moderada, según advierte un estudio publicado recientemente por la revista Journal of Experimental Biology.



La investigación recuerda que los animales ectotérmicos (de sangre fría), como peces, anfibios y reptiles, son muy vulnerables al calentamiento global, ya que dependen de fuentes externas para regular su temperatura y sus procesos bioquímicos.

Por eso, los animales ectotérmicos suelen vivir en hábitats con temperaturas moderadas, y aunque son capaces de soportar -hasta cierto punto- picos de temperaturas estresantes, su tolerancia está limitada por la intensidad y la duración del estrés térmico.

Cada grado eleva la tasa de muerte

Los autores quisieron averiguar dónde está el umbral de la sensibilidad térmica de estos animales y, para ello, analizaron aspectos biológicos como la actividad enzimática, el ritmo cardíaco, la locomoción, la alimentación y la tasa metabólica de 314 especies ectotérmicas (peces, hormigas y moscas de la fruta, entre otros).

Tras realizar el análisis, los investigadores descubrieron que los efectos del calentamiento son mucho más nocivos cuando las temperaturas resultan estresantes para esos animales. En concreto, el estudio constató que en 112 especies, la tasa de procesos que provocan el coma por calor o la muerte por calor aumentaba en más de un 100% por cada grado de calentamiento.

Un 774% en tasas de mortalidad por calor en 2100

A la vista de estos resultados, los investigadores advierten de que a medida que el mundo se calienta, esta extrema sensibilidad térmica podría tener "consecuencias alarmantes para los animales de sangre fría".

De hecho, según sus cálculos, los futuros aumentos de las temperaturas máximas en todo el mundo podrían disparar las tasas de mortalidad por calor un 774% en los animales de sangre fría terrestres y un 180% para los acuáticos en el año 2100.

Para los autores, este hallazgo sugiere que estamos subestimando el impacto potencial del calentamiento global, incluso en un escenario de aumento de temperaturas modesto.

JU (efe, nature.com)