Buscar

CURSARON SUS ESTUDIOS DESDE LA CÁRCEL Y LOGRARON GRADUARSE DE LA UNIVERSIDAD


Foto: Sandra Miranda, El Universo.

La prisión no fue un obstáculo en su vida. Tras las rejas, Neptalí Ramírez se esforzó para cumplir su meta: graduarse de abogado. Su título lo recibió el viernes 30, feliz, en medio de los aplausos de sus compañeros y familiares, en el auditorio de la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Católica.


En este centro superior, a través de la modalidad a distancia, empezó a estudiar la carrera de Derecho en el 2015, tras pasar el examen de admisión de la Senescyt. “Necesitaba sacar 800 para conseguir un cupo y saqué 870. Fue difícil, con mi compañero de celda estudiamos mucho, él para entrar a Turismo y yo para Derecho”, recordó este abogado que hace tres años recuperó su libertad.


Durante seis años, desde el 2012 hasta el 2018, estuvo recluido en un centro de rehabilitación de Guayaquil, sentenciado por homicidio no intencional. El incidente ocurrió en octubre de 2010. Mientras cursaba el quinto ciclo de Derecho en la Universidad de Guayaquil se suscitó una pelea con otro hombre, quien falleció días después, lamentó.


Tras cumplir su condena, Ramírez continuó con sus estudios a distancia desde casa. A través de una plataforma, tanto en la cárcel como en su hogar, cumplió con sus tareas, proyectos y diferentes asignaciones. El año pasado, tras seis años de estudio, concluyó las materias y en marzo pasado sustentó su tesis de grado sobre garantías penitenciarias. Obtuvo un 10.


Redacción: EL UNIVERSO.