top of page
  • 356016
  • Instagram
  • Facebook
  • Twitter
  • Foto del escritorLínea de Tiempo

LA MODA BRITÁNICA TIENE, OTRA EXCELENTE EMBAJADORA.


El líder del Partido Laborista, Sir Keir Starmer, con su esposa Victoria.

Por Marianella Valdez

Desconocida hasta hace unos días para el gran público, Lady Victoria Starmer es lady pues su marido, el nuevo premier británico, Keir Starmer, posee el título de Sir. Keir, un nombre de origen irlandés que significa «negro», ha contado en su campaña con el discreto apoyo de Victoria.


Victoria Starmer, una primera dama con estilo

Se denomina primera dama principalmente a la esposa del presidente de una nación sin monarquía, pero también puede utilizarse la palabra para quien es la pareja oficial de un jefe de Gobierno que no es jefe del Estado, como en el caso de las monarquías parlamentarias. Victoria Starmer es, desde ayer, la flamante pero discreta primera dama para los británicos.

 

Victoria Starmer, siempre de perfil bajo, ha privilegiado en los últimos años los vestidos sencillos por debajo de la rodilla en tonos rojos. Sabe que le favorece el color y que es visible y asertivo.


La discreta 'Vic', como sus más cercanos la conocen, es una abogada inteligente que conoció a su marido colaborando de cara a un juicio complicado. Divertida y activa, tiene dos hijos adolescentes, una de 16 años y otro de 13. Su sencillo color de cabello y corte de pelo de Victoria, van en consonancia con su elección de accesorios y de maquillaje.


Con 52 años y descendiente de judíos polacos, ha decidido educar a sus hijos en su religión familiar. Es por ello que Starmer, su marido, ha perseguido el antisemitismo en su partido y defendido la posición de Israel en los ataques de vuelta a Gaza. Esto traerá a buen seguro ciertas dificultades políticas a la pareja, ya que ella fue incluso voluntaria laborista en la campaña de Tony Blair hace 27 años.


En las galas de noche, Lady Starmer escoge preciosos vestidos sencillos y rectos, en plata o rojo, con los que luce palmito sin pasarse de sexy ni de mojigata. Sabe encontrar un punto medio para no llamar la atención por su atuendo, todo un acierto para quien prefiere no molestar y dar importancia al mensaje. Privilegia moda británica, no siempre la mejor del mundo, combinándola con piezas de marcas francesas, principalmente.


0 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page