Buscar

PELEA DE COMPADRES SACUDE A MORENO

Un refrán popular dice que cuando los compadres se pelean, las verdades salen a flote. Eso es lo que pasa con el caso entre la ministra de Gobierno María Paula Romo y los responsables del portal La Posta, Boscán y Vivanco, quienes parece que han roto palitos y ahora cruzan acusaciones.

El par de hipsters presentó el miércoles

unos documentos filtrados en los cuales Romo era el centro de un esquema de reparto de hospitales, en favor de asambleístas morenistas. Su fuente era el material extraído de un teléfono que perteneció al ex asambleísta Daniel Mendoza, detenido por este caso.

La noche del jueves, 123 asambleístas exigieron al presidente Moreno la renuncia de Romo.

La ministra, el viernes a primera hora salió a decir que el gobierno la apoyaba y que seguiría en su cargo y lanzó un mensaje claro a los legisladores al recordarles que detuvo a Mendoza, lo volvería a hacer y lo seguirá haciendo. Además, puso sobre la mesa el nombre de Santiago Cuesta, consejero y amigo de Moreno, y de yapa, defensor de Mendoza.



El domingo, en una entrevista en el diario Expreso, Boscán y Vivanco señalan que sí Romo tiene información que involucre a Cuesta en el esquema de reparto de hospitales, ellos con gusto lo publicarán. Total, el periodismo a la carta es lo suyo.



Domingo a la noche, Romo utiliza sus redes sociales, una muestra de que no es un asunto oficial o que Carondelet no quiere involucrarse más en este lío de comadres, para apuntar contra Boscán y Vivanco y volver a mencionar a Cuesta en la parte de su video de ocho minutos en la que "especulaba" sobre supuestos nexos en el esquema de corrupción.



Cuesta, el amigo de Lenin, siempre marcó su propio ritmo en Carondelet. Una vez, presentó a la persona que se iba a llevar la refinería de Esmeraldas, sin conocimiento del resto del gabinete, luego de esto dijo que si su presencia ofendía y molestaba a su amigo Lenin, él se iba del gobierno y en una teatral obra anunció su retiro, que nunca se dio. Bajo las sombras, era una de las partes en disputa la famosa "mesa chica".

¿Qué secreto sabe Romo de Cuesta, que sale a atacarlo ya sin disimulo?

Peleados los compadres, ¿podremos saber quién repartió los hospitales?