Buscar

¿QUIÉN MATÓ AL TREN ECUADOR?

Como decía una nota de prensa de la CNN en español el 7 de febrero de 2014, “el espectacular tren andino de Ecuador, recorre de nuevo las montañas del país” : Mark Strotten.


EL TREN ECUADOR FUE GANADOR DE DOS PREMIOS INTERNACIONALES.

Así es y con eso se recorría también en el tiempo y se vivía una nueva historia de los pueblos que fueron nuevamente integrados por las locomotoras a vapor con más de cien de años de edad y que fueron restauradas en su totalidad para construir un nuevo puente de turismo y economía. Una inversión de 400 millones de dólares que puso la mayor y mejor calidad para su estructura.


Ecuador orgulloso por una nueva vía de desarrollo, por tener un nuevo espacio para la cultura, una nueva forma de distraerse y conocer nuestra región. Ecuador abrió sus puertas al mundo porque “El Tren Crucero”, en la ruta Guayaquil-Quito; era la primera diversión de los extranjeros, quienes se deleitaban del confort de un tren de lujo, mientras admiraban los paisajes andinos y la sensación de zig-zag, una experiencia única.


En otras categorías, en un viaje más corto entre algunas provincias de la sierra, la ruta del Tren Ecuador también se activó, y permitió desarrollar 180 emprendimientos, dando vida a comunidades olvidadas y abandonadas. Y en la provincia del Guayas, en viajes cortos nos deleitábamos con el “El tren de la dulzura”, en cada estación siempre había escenas de folclore, música y fiambres.

Estoy segura que todos tenemos una linda historia que contar del tren.
YO TENGO UNA HISTORIA QUE CONTAR.

Para escribir hay bastantes cosas lindas que mencionar, como los dos reconocimientos internacionales, premios mundiales de “Turismo Responsable” en el World Travel Market.


El tren volvió a dar vida, así decían los habitantes de las comunidades beneficiadas; más de dos mil familias que apostaron con su esfuerzo a la recuperación turística.


HOY, PUEBLOS OLVIDADOS POR LA DESIDIA DEL GOBIERNO

En mayo del 2020, el Gobierno de Lenin Moreno, decide cerrar las operaciones del Tren y otras empresas, “por falta de financiamiento” -decían-”. No tuvieron la decisión de rescatar un bien patrimonial como insignia del Ecuador; no quisieron continuar con una obra ícono del anterior Gobierno que había puesto en marcha la marca país. Fue más fuerte su antagonismo y el deseo de retroceder que haber continuado el mantenimiento de las locomotoras y sus instalaciones, como demanda toda obra que está en operaciones.


La decisión gubernamental, terminó con el sueño de un país. De mucha gente que dependía de su actividad laboral; de los negocios y emprendimientos. Terminó con una obra que ahora se desmorona como chatarra abandona. Sus rieles son los caminos largos de la desidia e incompetencia.


Los datos históricos de la construcción de la vía férrea del Ecuador, tiene capítulos importantes, pero como éste que se escribe desde el gobierno de Moreno es el más triste. Ya no se pueden apreciar esos imponentes volcanes ni sentir el movimiento más memorable.