Buscar

REINO UNIDO RECHAZA ABRIR LAS FRONTERAS A LOS REFUGIADOS DE UCRANIA



El primer ministro británico, Boris Johnson, rechazó el lunes los llamados para que Londres reduzca la exigencia de visas a los refugiados ucranianos que huyen del conflicto, afirmando que Reino Unido es un país generoso, pero que debe mantener los controles sobre quienes llegan.


Naciones Unidas calcula que más de 1,5 millones de personas ha huido de Ucrania desde que Rusia comenzó a bombardear a su vecino, y cientos de miles se han refugiado en Polonia, Rumania, Eslovaquia y otros países.


En respuesta a las críticas de que Reino Unido no está haciendo lo suficiente y está muy por detrás de sus vecinos europeos en la ayuda a la mayor crisis humanitaria del continente desde la Segunda Guerra Mundial, Johnson dijo:

"Somos un país muy, muy generoso. Pero lo que queremos es control y queremos poder comprobarlo. Creo que es sensato, dado lo que está ocurriendo en Ucrania, asegurarnos de que tenemos cierta capacidad básica para comprobar quién entra".


El gobierno británico ha sido criticado por organizaciones humanitarias, legisladores de la oposición y por Francia después de que su insistencia en que los refugiados adquieran primero una visa supusiera que algunos ucranianos se quedaran atrapados en la ciudad francesa de Calais, sin poder entrar en Reino Unido, provocando una disputa diplomática.